NOTAS DE LA FIESTA.BLOGSPOT.ES

"APUNTES DEL REVISTERO TAURINO"

“EL APUNTE DEL REVISTERO TAURINO”.

REVISTA “EL RUEDO”, ALTERNATIVA DE JOSE ORTEGA CANO.

 

En este mes de Mayo de 2010, cuando el diestro de Cartagena ha anunciado su retirada del toreo en activo, que no del mundo de los toros, por prescripción médica, vamos a apoyar a esta figura del torero de nuestra tierra recordando la publicación, con motivo de su alternativa,  de la crónica de tal acontecimiento. Viene recogida está crónica, que ahora disfrutaremos, en la publicación “El Ruedo”, número 1.582 del año 1974. Espero sea de su agrado.

Se anunciaba la alternativa del maestro Ortega Cano en el 5º festejo de abono de la Feria de El Pilar de Zaragoza del año 1974. A toda página se aborda tal acontecimiento, acompañado de la fotografía del momento en el torero recibe “los trastos” de manos de José María Manzanares, ante la mirada atenta al toro de la alternativa del diestro Paco Bautista, completando el cartel el rejoneador Moreno Pidal.

Dice así la crónica: “Zaragoza. 12. Una tarde ventosa y fría ha correspondido a esta cuarta corrida de feria. La plaza ocupada en sus tres partes y de un público excesivamente bondadoso, pues todo lo que ocurría en el ruedo le parecía digno de aplauso, pero lo cierto es que hubo mucho más frío que diversión.

Otra vez han sido los toros, en esta ocasión de la ganadería de Osborne, los que han dado la nota negativa de la corrida…

Tomó la alternativa en esta corrida el novillero Ortega Cano, quien recibió los trastos que le hicieron matador de toros de manos de José Mari Manzanares, para seguidamente lidiar y despachar al toro “Pedillero”, negro bragao y con el número 127 en sus lomos. El animal solo permitió a Ortega Cano una labor voluntariosa, rematada con un pinchazo hondo y dos descabellos, oyendo palmas el “toricantano”. Sin acierto banderilleó al sexto toro y la labor muleteril tuvo más cantidad que calidad, pues se sucedieron las tandas numerosas y cortas de redondos. Mató de una estocada y le concedieron la oreja.

 

Sería el arranque de la dificilísima carrera del maestro Ortega, de principios complicados y de años duros hasta ver recompensada su lucha en los ruedos, encaramándose, por derecho propio, en lo alto de las figuras de varias épocas.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: