NOTAS DE LA FIESTA.BLOGSPOT.ES

reglamento

¿CONOCEMOS EL REGLAMENTO TAURINO?. CAPÍTULO III. ARTÍCULOS 16 AL 19.

Escrito por notasdelafiesta 14-08-2010 en General. Comentarios (0)

¿CONOCEMOS EL REGLAMENTO TAURINO?. CAPÍTULO III.

Título III, Artículos 16 al 19.  

 

Seguimos en esta sección de “Notas de la Fiesta”, dando un repaso al Reglamento de espectáculos taurinos vigente.

En el Título  III, trata el Reglamento sobre las disposiciones que aplican a las plazas de toros y en definitiva a los recintos aptos para la celebración de espectáculos taurinos, clasificando estos en plazas permanentes, no permanentes y portátiles y otros recintos.  Muy interesante el Artículo 18, relativo a las medidas mínimas que deben de cumplir los cosos, dando una idea de que este Reglamento trata hasta el más mínimo detalle todos los aspectos, sin dejar ningún “cabo suelto” a la interpretación de cualquier parte interesada.

Real decreto 176/1992 de 28 de febrero por el que se aprueba el Reglamento de Espectáculos Taurinos. Ley 10/1991, de 4 de abril, sobre potestades administrativas en materia de espectáculos taurinos. Real Decreto 145/1996, de 2 de febrero, por el que se modifica y da nueva redacción al Reglamento de Espectáculos Taurinos.

TITULO III

De las plazas de toros y otros recintos aptos para la celebración de espectáculos taurinos

 

Artículo 16.

Los recintos para la celebración de espectáculos y festejos taurinos se clasifican en:

a) Plazas de toros permanentes.

b) Plazas de toros no permanentes y portátiles.

c) Otros recintos.

 

Artículo 17.

Son plazas de toros permanentes aquellos edificios o recintos específica o preferentemente construidos para la celebración de espectáculos taurinos.

 

Artículo 18.

1. El ruedo de las plazas permanente tendrá un diámetro no superior a 60 metros, ni inferior a 45 metros.

2. Las barreras, con una altura de 1,60 metros, se ajustarán en sus materiales, estructura y disposición a los usos tradicionales, contarán con un mínimo de tres puertas de hoja doble y con cuatro burladeros equidistantes entre sí.

3. Entre la barrera y el muro de sustentación de los tendidos existirá un callejón de anchura suficiente para los servicios propios del espectáculo.

4. El muro de sustentación de los tendidos tendrá una altura no inferior a 2, 20 metros.

5. En las plazas de carácter histórico, en las que no sea técnicamente posible la adaptación a las disposiciones precedentes, se instalará, al menos, un burladero para cada una de las cuadrillas actuantes.

 

Artículo 19.

1. Las plazas de toros permanentes habrán de contar con un mínimo de tres corrales, comunicados entre sí y dotados de burladeros, pasillos y medidas de seguridad adecuadas para realizar las operaciones necesarias para el reconocimiento, apartado y enchiqueramiento de las reses.

Uno al menos de los corrales estará comunicado con los chiqueros y otro con la plataforma de embarque y desembarque de las reses.

2. Dispondrán igualmente de un mínimo de ocho chiqueros, comunicados entre sí y construidos de manera que facilite la maniobra con las reses en las debidas condiciones de seguridad.

3. Existirá igualmente un patio de caballos, dedicado a este exclusivo fin, con entrada directa a la vía pública y comunicación, igualmente directa, con el ruedo, así como un número suficiente de cuadras de caballos dotadas de las condiciones higiénico-sanitarias adecuadas y dependencias para la guardia y custodia de los útiles y enseres necesarios para el espectáculo.

4. También existirá un patio de arrastre que comunicará a un desolladero higiénico, dotado de agua corriente y desagües, así como un departamento veterinario equipado de los medios e instrumentos precisos para la realización, en su caso, de los reconocimientos y la toma de muestras que sean necesarias conforme a lo previsto en el presente Reglamento.

Comentario: más que recomendable el acercarse a la plaza de toros de Murcia el día de celebración de algún espectáculo taurino, ya que el empresario Don Ángel Bernal, manteniendo una tradición que ya en otras muchas plazas ha desaparecido y en otras se mantiene previo pago de una entrada, permite el acceso, gratuitamente, a todas las instalaciones de la plaza de toros las mañanas de sorteo de los astados que posteriormente serán lidiados cada tarde de festejo. En esta visita podremos disfrutar de las inmejorables dependencias, requeridos en este Título III, del coso de “La Condomina”, incluyendo corrales, visibles desde los pasillos superiores habilitados para realizar el apartado y enchiqueramiento, el patio de caballos, pasillos interiores, callejón y ruedo, además de la capilla. “Y para el aficionado más meticuloso, ya sabe, cinta métrica en mano y a medir,  diámetro de ruedo, altura de barrera, etc…”.

"¿CONOCEMOS EL REGLAMENTO TAURINO?", CAPÍTULO II.

Escrito por notasdelafiesta 22-07-2010 en General. Comentarios (0)

¿CONOCEMOS NUESTRO REGLAMENTO?.  CAPÍTULO II

 

REGLAMENTO DE ESPECTÁCULOS TAURINOS. Real Decreto 176/1992 de 28 de febrero por el que se aprueba el Reglamento de Espectáculos Taurinos. LEY 10/1991 DE 4 DE ABRIL. Real Decreto 145/1996, de 2 de febrero, por el que se modifica y da nueva redacción al Reglamento de Espectáculos Taurinos.

 

Seguimos en esta sección de “Notas de la Fiesta”, dando un repaso al Reglamento de espectáculos taurinos vigente.

En el Capítulo II, aborda el Reglamento el amplio abanico de las ganaderías de reses de lidia y establece un Registro de las empresas que basan su actividad en esta profesión tan bonita, pero a buen seguro tan dura y tan poco rentable económicamente, como es ser criador de reses de lidia. A cuantos ganaderos hemos oído afirmar que siguen con la ganadería que iniciaron sus abuelos, después sus padres y en la actualidad ha llegado a sus manos, por tradición y afición más que por rentabilidad.

Los requisitos previos a la inscripción en dicho Registro y los datos que componen dicha inscripción, son los puntos sobre los que trata este Capítulo II, localizado dentro del Título II de esta Ley.

 

Real decreto 176/1992 de 28 de febrero por el que se aprueba el Reglamento de Espectáculos Taurinos. Ley 10/1991, de 4 de abril, sobre potestades administrativas en materia de espectáculos taurinos. Real Decreto 145/1996, de 2 de febrero, por el que se modifica y da nueva redacción al Reglamento de Espectáculos Taurinos.

CAPITULO II

Registro de Empresas Ganaderas de Reses de Lidia.

 

Artículo 10.

1. Se crea en el Ministerio de Justicia e Interior un Registro de Empresas Ganaderas de Reses de Lidia, en el que se inscribirán las empresas dedicadas a la cría de reses de lidia junto con los datos que sean relevantes para los espectáculos taurinos y que se establecen en el presente Reglamento.

2. No podrán lidiarse reses en ninguna clase de espectáculos taurinos que no pertenezcan a ganaderías inscritas en el Registro.

 

Artículo 11.

1. Las empresas que pretendan inscribirse en el Registro a los efectos previstos en el presente Reglamento, deberán cumplir los siguientes requisitos:

a) Contar con un número de hembras reproductoras no inferior a 25 ejemplares y al menos un semental, inscritos en el Libro Genealógico de la Raza Bovina de Lidia, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

b) Tener adscritos para su uso exclusivo el hierro y la señal distintiva, con que sus reses figuren en el referido Libro Genealógico, así como la divisa correspondiente, sin que, en ningún caso, puedan inducir a confusión con los de ninguna otra empresa inscrita.

c) Tener la disponibilidad jurídica de terrenos acotados y cerrados con las debidas garantías para el manejo del ganado de lidia. Los terrenos habrán de contar, además, con las instalaciones y dependencias precisas para el normal desarrollo de la explotación.

2. Comprobado por el Gobierno Civil de la provincia respectiva el cumplimiento de los requisitos exigidos en el número anterior, y a la vista de los informes que a estos efectos puedan recabarse de los servicios competentes en materia de ganadería, se procederá a la inscripción.

Comentario: hasta aquí se relacionan los requisitos que serán de obligación para que cualquier ganadería de reses de lidia pueda entrar a formar parte del Registro de Empresas Ganaderas de Reses de Lidia. Y ahora es cuando se relacionan los derechos y tramitación de dicha inscripción.

3. La inscripción dará derecho a la empresa titular de la misma a iniciar la explotación y, transcurrido el plazo de dos años, a lidiar reses en toda clase de espectáculos taurinos.

 

Artículo 12.

1. La inscripción en el Registro comprenderá en todo caso los siguientes conceptos:

a) Nombre, apellidos o razón social y domicilio del titular de la ganadería y de su representante, si lo hubiere.

b) Denominación bajo la cual habrán de lidiarse las reses.

c) Hierro, divisa y señal distintivos de la misma.

d) Nombre y localización de la finca o fincas en las que se realiza la explotación y descripción de las mismas y de sus diferentes instalaciones.

2. Los ganaderos están obligados a comunicar al Registro cuantas variaciones se produzcan en los datos objeto de inscripción.

3. Las modificaciones en la denominación, hierro, divisa o señal de las empresas inscritas deberán ser comunicadas por sus titulares al Registro con un mes de antelación, como mínimo, a efectos de comprobar que las modificaciones que pretendan introducirse no son susceptibles de inducir a confusión con los de ninguna otra inscrita. Si lo fuesen, se denegará la inscripción de dichas modificaciones.

Comentario: a continuación incluimos el formato establecido para la Inscripción en el Registro de Empresas Ganaderas de Reses de Lidia:

 

D/ Dña. .................................................................................................................

en su condición de ...............................................................................................

de la Asociación de Empresas Ganaderas de Reses de Lidia denominada............................................................................, con domicilio en ....................................................................................... y en su calle ................................................., nº .................

C E R T I F I C O,

Que, a la vista del informe evacuado a tal propósito por la representación legal de la Empresa Ganadera de Reses de Lidia denominada……………………………………………………………, de siglas ……….., con domicilio en ....................................(..................................) y en su calle de ................................nº ..................C.P: ............., la cual ha promovido su inscripción inicial en el Registro de Empresas Ganaderas de Reses de Lidia que gestiona el Ministerio del Interior, resulta plenamente acreditado que la empresa ganadera en cuestión reúne la totalidad de requisitos a que se refiere el artículo 11.1 del Reglamento de Espectáculos Taurinos, aprobado por Real Decreto 145/1996, de 2 de febrero y que, por consiguiente, se encuentra en disposición de ser inscrita en aquél.

Y para que conste y surta efectos ante la Unidad Administrativa competente del Ministerio del Interior, expido, firmo y sello la presente certificación en .............................., a .... de ................... de ..............

Fdo: ...................................................................

(Cargo asociativo y nombre y apellidos)

 

Artículo 13.

1. La transmisión por actos “inter vivos” de una empresa inscrita deberá ser comunicada al Registro en los treinta días siguientes a la conclusión de dichos actos.

2. En caso de transmisión parciales por actos “inter vivos” los adquirentes de alguna de las partes, que no hayan adquirido la titularidad del hierro y la divisa correspondiente a la empresa objeto de dichas transmisiones, podrán solicitar y obtener una nueva inscripción en los términos previstos en este Reglamento, siempre que reúnan las condiciones establecidas en el mismo con carácter general.

3. En caso de transmisiones “mortis causa”, se procederá en la forma prevista en los números anteriores de este artículo, pero los herederos del titular de la inscripción dispondrán de un plazo de dos años, contados a partir de la aceptación de la herencia, para la regularización de la situación registral, pudiendo lidiar provisionalmente durante dicho plazo, previa solicitud al efecto y autorización del Registro a nombre del causante, incluyendo a continuación en los carteles de los espectáculos correspondientes la mención “Herederos de…”.

Transcurrido dicho plazo sin regularizar la situación sin causa justificada, la inscripción correspondiente se declarará caducada.

Comentario: artículo relativo a las transmisiones patrimoniales (compras-ventas-herencias) y su regulación ante el Registro de Empresas Ganaderas de Reses de Lidia, incluyendo las ventas parciales aún sin obtener la titularidad del hierro y la divisa.

Destacar la obligatoriedad, cuando menos curiosa, de lidiar provisionalmente con el nombre de “Herederos de…”, en el caso de “mortis causa”, mientras que dichos herederos no regularicen su situación en el Registro, disponiendo de un plazo máximo para hacerlo de dos años, a partir del cual caducará dicha inscripción, de no ser regularizada.

 

Artículo 14.

1. La práctica del herrado será la regulada por la autoridad competente en materia de ganadería, así como la forma en que todas las reses, tanto machos como hembras, queden individualmente identificadas y pueda acreditarse su edad.

2. La fecha del herrado de las reses de lidia se comunicará, en todo caso, al Gobernador civil de la provincia, quien podrá disponer que asistan al mismo los miembros de la Guardia Civil que determine.

Comentario: gracias a todos los medios de comunicación, sobre todo televisión e internet, todos los aficionados, si no en directo y en la ganadería, si en imágenes, hemos podido disfrutar de un herradero. Apasionante esta labor de apartado e identificación de las reses de una ganadería, las cuales a partir de este “ritual” pasaran a formar parte de la Historia de la ganadería en cuestión.

 

Artículo 15.

El Ministerio de Justicia e Interior instará del Servicio de Defensa de la Competencia la apertura de los procedimientos previstos en la Ley 19/1989, de 17 de julio (), de Defensa de la Competencia, cuando, a la vista de los datos registrados, existan fundadas sospechas acerca de la realización por los titulares de empresas inscritas de prácticas destinadas a limitar o eliminar la libre competencia. En el curso del expediente se recabará, en todo caso, el parecer de la Comisión Consultiva Nacional de Asuntos Taurinos.

Comentario: para una información mucho más detallada sobre la Comisión Consultiva Nacional de Asuntos Taurinos, consultar en el sitio:

http://www.mir.es/SGACAVT/juegosyespec/toros

¿CONOCEMOS EL REGLAMENTO TAURINO?, ARTÍCULOS COMENTADOS.

Escrito por notasdelafiesta 19-07-2010 en General. Comentarios (0)

¿CONOCEMOS NUESTRO REGLAMENTO?.  

REGLAMENTO DE ESPECTÁCULOS TAURINOS. Real Decreto 176/1992 de 28 de febrero por el que se aprueba el Reglamento de Espectáculos Taurinos. LEY 10/1991 DE 4 DE ABRIL. Real Decreto 145/1996, de 2 de febrero, por el que se modifica y da nueva redacción al Reglamento de Espectáculos Taurinos.

 

Vamos a compartir en esta nueva sección de “Notas de la Fiesta”, un repaso del Reglamento de espectáculos taurinos vigente, con el fin de, según el aficionado, conocerlo, revisarlo o simplemente comentarlo.

La Ley 10/1991 de 4 de abril, sobre potestades en materia de espectáculos taurinos, actualmente en vigor, tiene la finalidad de regular tanto el espectáculo en si como todas las actividades relacionadas con los mismos.

Iremos extrayendo Capítulos y Artículos de esta Ley y comentando alguno de los aspectos que nos vayan pareciendo de especial interés, aclaración o curiosidad al respecto.

Espero sea del interés de cualquier aficionado que se inicie en este apasionante mundo de los toros y de todo aquel que aún siendo aficionado de “solera” tenga interés por reforzar “legalmente” sus conocimientos.

 

Real Decreto 176/1992 de 28 de febrero por el que se aprueba el Reglamento de Espectáculos Taurinos. Ley 10/1991, de 4 de abril, sobre potestades administrativas en materia de espectáculos taurinos. Real Decreto 145/1996, de 2 de febrero, por el que se modifica y da nueva redacción al Reglamento de Espectáculos Taurinos.

 

REGLAMENTO DE ESPECTACULOS TAURINOS

TITULO I

Objeto y ámbito de aplicación

Artículo 1.

El presente Reglamento tiene por objeto la regulación de la preparación, organización y desarrollo de los espectáculos taurinos y de las actividades relacionadas con los mismos, en garantía de los derechos e intereses del público y de cuantos intervienen en aquéllos, de conformidad con lo previsto en la disposición final segunda de la Ley 10/1991, de 4 de abril, sobre potestades administrativas en materia de espectáculos taurinos.

Comentario: es sabida la “avalancha” de reglamentaciones establecidas hace un par de años, en medio de la vorágine independentista que nos aborda en estos tiempos, apareciendo en alguna de ellas como Andalucía Reglamentos específicos, lo cual llevó y en la actualidad lleva a según comentarios de matadores y cuadrillas, “llevar el reglamento debajo del brazo según la plaza donde se actúe”. En algunos casos las modificaciones son inapreciables pero en otros muchos, como la suerte de varas, tiempo de tercios o avisos al finalizar la lidia, cambia mucho la reglamentación de una Comunidad a otra.

 

TITULO II

De los Registros de Profesionales Taurinos y de Empresas Ganaderas de Reses de Lidia

CAPITULO I

Registro General de Profesionales Taurinos

Artículo 2.

1. Con el fin de asegurar un nivel profesional digno y de garantizar los legítimos intereses de todos cuantos intervienen en los espectáculos taurinos, se crea en el Ministerio de Justicia e Interior un Registro General de Profesionales Taurinos.

2. Dicho Registro se estructura en las siguientes Secciones:

Sección I: Matadores de toros.

Sección II: Matadores de novillos con picadores.

Sección III: Matadores de novillos sin picadores.

Sección IV: Rejoneadores.

Sección V: Banderilleros y picadores.

3. La inscripción en el Registro tendrá carácter obligatorio, no pudiendo intervenir en los espectáculos taurinos en los que se exija la profesionalidad de los participantes quienes no acrediten la vigencia de su inscripción en la correspondiente Sección. Los inscritos en una Sección podrán participar ocasionalmente en festivales en categoría distinta de la que les corresponda.

4. Sin perjuicio de lo establecido en convenios internacionales o de la aplicación de criterios de reciprocidad, los profesionales extranjeros deberán inscribirse en el Registro para actuar en las plazas de toros españolas, siguiendo el mismo procedimiento que los profesionales españoles.

Artículo 3.

1. La inscripción en las Secciones correspondientes del Registro se practicará previa solicitud de interesado, a la que se acompañará la documentación acreditativa del cumplimiento de las condiciones en cada caso exigidas para cada categoría profesional.

2. En el Registro se harán constar los datos personales del interesado, su nombre artístico, categoría profesional que ostenta y antigüedad en la misma, número de actuaciones, en cada temporada, categorías profesionales ostentadas con anterioridad y número de actuaciones en ellas, representante legal y demás datos relativos a la carrera profesional. Asimismo, se harán constar las sanciones que, en su caso, le hubieran sido impuestas en su vida profesional, cuya inscripción será cancelada una vez transcurridos los plazos de prescripción de las mismas.

3. Anualmente, y antes de la primera actuación de cada temporada, los interesados habrán de actualizar los datos correspondientes a su inscripción.

Artículo 4.

1. Para adquirir la categoría de matador de toros y poder inscribirse en la Sección I, el interesado habrá de acreditar su intervención en 25 novilladas picadas.

2. La adquisición de la categoría se efectuará en una corrida de toros. El matador más antiguo que alterne en la corrida cederá el turno de su primer toro al aspirante, entregándole la muleta y el estoque en señal de reconocimiento de la nueva categoría, pasando a ocupar el espada más antiguo el segundo lugar. El siguiente matador en antigüedad, si lo hubiera, ejercerá de testigo en la ceremonia de la alternativa y ocupará el tercer lugar. En los toros restantes se recuperará el turno normal de lidia.

Comentario: hago aquí un inciso para recordar a los aficionados la “riquísima explicación” que sobre la toma de alternativa se hace en la película “Tarde de Toros” donde a una novata aficionada, se le explica así esta ceremonia: “la alternativa es el acto en el que un novillero se hace torero, y así, el tercero mata al primero, el primero mata al segundo y el segundo mata al tercero, matando el primero al cuarto, el segundo al quinto y finalmente el tercero al sexto”, quedándose la aficionada, lógicamente, como estaba, sin entender nada.

3. La confirmación de la alternativa se efectuará, como es tradicional, en la Plaza de Toros de las Ventas de Madrid, cuando el nuevo matador actúe por primera vez, como tal, en este coso.

Comentario: la ceremonia de la confirmación de alternativa, además de en Las Ventas de Madrid, también es preceptivo el realizarlas en plazas como la Monumental de México o el coso de Nimes, en Francia, cuando el matador de toros actúa en ellos por primera vez.

Artículo 5.

Para poder inscribirse en la Sección II, el interesado habrá de acreditar su intervención en 10 novilladas sin picadores.

Artículo 6.

Para poder inscribirse en la Sección III, el interesado habrá de ser presentado por un profesional o ganadero inscrito que puedan dar fe de su preparación y conocimientos. Bastará, asimismo, la presentación por alguna asociación de profesionales taurinos legalmente constituida.

Cuando el solicitante haya sido alumno de una escuela taurina, durante un año al menos, bastará la mera acreditación de esta circunstancia.

Artículo 7.

1. La Sección IV comprenderá dos categorías. Para acceder a la primera de ellas y poder rejonear toros, los interesados habrán de acreditar su intervención como rejoneadores de novillos en 20 espectáculos.

2. La adquisición de la primera categoría se hará en una corrida de toros en la que el rejoneador más antiguo dará al neófito la alternativa cediéndole el toro que le corresponda.

3. Para inscribirse en la segunda categoría y poder rejonear novillos, el interesado habrá de reunir alguno de los requisitos establecidos en el artículo anterior.

Artículo 8.

1. La Sección V comprenderá igualmente dos categorías, la primera de las cuales dará derecho a participar, en la condición profesional en la que se haga la inscripción, en corridas de toros, así como en cualquier otro espectáculo taurino.

La inscripción en la segunda categoría dará derecho a participar en la condición correspondiente, en cualquier espectáculo taurino distinto de las corridas de toros.

2. Para alcanzar la primera categoría, los picadores habrán de acreditar su intervención en 20 novilladas picadas, al menos, de las cuales 10, como mínimo, habrán de corresponder a plazas de segunda y primera categoría.

Para acceder a esa misma categoría, los banderilleros habrán de acreditar su intervención en 20 novilladas picadas. Se exceptúan de este requisito los banderilleros que con anterioridad hubieren estado inscritos en las Secciones I o II.

3. Los banderilleros y picadores podrán recibir también su alternativa con arreglo a la tradición en la primera corrida de toros en la que intervengan.

4. Para inscribirse en la segunda categoría, banderilleros y picadores habrán de reunir alguno de los requisitos de presentación establecidos en el artículo 6.

Artículo 9.

El Registro General de Profesionales Taurinos será público.

Comentario: Especificado y regulado según Real Decreto 145/96.

A instancia de cualquier interesado se expedirán certificaciones de los datos que consten en el mismo.

Comentario: muy buena la intención de este Artículo II, contenido en el Título II relativo al registro de profesionales taurinos, divididos por secciones, y ganaderías de reses de lidia, aunque finalmente tanto unos como otros para intentar, como dice este artículo, asegurar un nivel profesional digno y de garantizar los legítimos intereses de todos cuantos intervienen en los espectáculos taurinos, no tuvieron más remedio que asociarse cada uno por su lado. Matadores por un lado, subalternos por otro, ganaderos por el otro y hasta aficionados y periodistas. Intentando todos el “sálvese quien pueda” y planteando una “unión”, que es lo que, según muchos, nos está costando vivir la complicada época que estamos viviendo en nuestros días de ataque a una Fiesta en la que, como en miles de veces hemos escuchado, “el enemigo está dentro de ella”.